lunes, 8 de agosto de 2011

Tipos de texto según su estructura: el texto argumentativo.

       El texto argumentativo sirve al emisor para exponer sus ideas y convencer al receptor, por lo tanto tiene una intención persuasiva. Dicha intención implica que la función lingüística predominante sea la apelativa. También están presentes la función representativa, puesto que se transmite información, y en muchas ocasiones, la expresiva, que aporta mayor subjetividad.
         La argumentación presenta un carácter polémico, ya que se puede basar en la contraposición de dos o más posturas. Para defenderlas el emisor emplea argumentos que deben ser pertinentes y válidos para que no sean fácilmente rebatidos.
        Normalmente los textos argumentativos tiene una estructura básica organizada en:
  • Tesis: es la postura que adopta el autor/emisor ante una idea principal o tema sobre el que se vertebra el texto.
  • Cuerpo de la argumentación: es la parte del texto constituida por el conjunto de argumentos, datos, ejemplos y pruebas que apoyan la tesis.
  • Conclusión: resume las ideas planteadas y propone una posible solución o reafirma la postura del emisor.
        Para defender su tesis, el emisor emplea diferentes tipos de argumentos:
  • Ejemplificativos: verifican una tesis mostrando un caso concreto y real.
  • Lógicos: se basan en los principios de razonamiento lógico, como puede ser el de causa-efecto o el de acto-finalidad.
  • De autoridad: se apoyan en las tesis de conocidos expertos en la materia mediante citas directas o indirectas.
  • Experienciales: el emisor puede utilizar argumentos que están basados en hechos personales que, aunque no aporten objetividad, son muy efectivos para persuadir al receptor.
  • De sentido común: también se llaman argumentos de "sentir general". Consiste en el uso de refranes o máximas de carácter popular utilizados como verdades indiscutibles.
  • De refutación: se trata de objeciones a los argumentos contrarios. También se denominan contraargumnetos.
  • Falacias: son argumentos erróneos inventados por el emisor de forma voluntaria con la intención de persuadir al receptor.
        En el siguiente texto, el emisor Pedro Salinas utiliza distintos argumentos para apoyar su tesis en defensa del lenguaje. Emplea un argumento de autoridad citando al lingüista francés Vendryes,un argumento basado en la experiencia propia y otro basado en el sentido común.
        Es el pueblo el que ha dicho: "Habla como un libro". Frase que evidencia cómo el habla popular admira y envidia al habla literaria, cómo las dos se necesitan; y es que según Vendryes ha dicho: "En la actividad ling¨´istica de un hombre civilizado normal están en juego todas las formas del lenguaje a la vez". Y yo, por mi parte, no sé a veces distinguir si una frase feliz que está en mi memoria la aprendí de unos labios, en palabra dicha, o de un libro, de la palabra impresa. Sería insenatez oponer las dos formas del habla; y toda educación como es debido debe ponerse como finalidad una integración profunda del lenguaje hablado y el escrito.
Pedro Salinas, Defensa del lenguaje, Alianza.
  1. Argumento de sentido común.
  2. Argumento de autoridad.
  3. Argumento experiencial.
        El lenguaje característico de la argumentación viene definido por la intención del emisor. Sus rasgos más destacados son los que siguen:
  • Rasgos léxicos: se emplea un lenguaje con valor connotativo; es abundante el uso  de adjetivos y adverbios valorativos (eficazmente, magistralmente); también el uso de verbos declarativos es muy característico (juzgar, opinar, criticar).
  • Rasgos morfosintácticos: se destaca el uso de la primera persona del plural para implicar al receptor (como vemos); el predominio de oraciones impersonales (Nunca es tarde...) y pasivas reflejas (Se piensa...); el uso de oraciones extensas, sobre todo subordinadas causales, condicionales y consecutivas; y el predominio de oraciones interrogativas retóricas (Sinceramente, ¿creen que  no es necesario un cambio de actitud?).
  • Rasgos textuales: es significativo el empleo de marcadores y conectores que articulan el discurso y proporcionan cohesión al texto (porque, está claro que, sin embargo) y de elementos deícticos (La tasa debería ser menor, ésta se revisara en la próxima reunión).
        En este fragmento vemos algunos de los rasgos lingüísticos de la argumentación:
        Gran parte de las decisiones que tomamos todoslos días son el resultado de haber querido justificarnos a nosotros mismos como sea; lo que no quiere  decir que mintamos o que tratemos de excusarnos. Se nos repite desdepequeños que tendríamos que aprender de nuestros errores, pero ¿cómo vamos a aprender de nuestras equivocaciones si no admitimos nunca, o rara vez, que nos hemos equivocado?
Eduardo Punset, "¿Por qué no admitimos los errores?", en El país semanal, 14 de septiembre de 2008.
  1. Léxico connotativo apoyado en el empleo de la primera persona del plural y en verbos de opinión.
  2. Empleo de conectores para relacionar estructuras oracionales extensas.
  3. Oraciones extensas con predominio de interrogativas retóricas, condicionales y oraciones impersonales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario